El aumento de contagios con covid-19 en el sudeste asiático produjo una escasez de chips, elemento requerido en la fabricación de autos, por lo que los precios permanecen altos y no hay suficientes vehículos nuevos. [More]